Un vacío en el nido

La semana pasada una amiga me envió el trabajo Invisibles (2018) de Jaume Plensa. Inmediatamente me dieron unas ganas de volver a un texto que escribí el año pasado, cuando estaba en la batalla interna y externa sobre volver a trabajar. Me quedé con el deseo de compartirlo, especialmente porque sé que hay muchas mujeres que están como yo estaba –y en cierto modo estoy aún– en ese exacto momento. Queridas combatientes, yo quiero que sepan que no están solitas. ¡Caminemos juntas!

Aquí va el texto:

Tú. Tú estás en la casa. Es el final del día, todo y todos están en sus debidos lugares. Todo bajo control. Te sientes orgullosa de ti misma –por 40 minutos–. De repente, él aparece: aquel viejo sentimiento conocido.

Tú despiertas más temprano y duermes más tarde que todos. Entrenas duro en el gimnasio e incluso le das una vuelta al perro –en serio, ¡estás realmente super en forma!–.

Tú mantienes a los niños en la agenda, el bus escolar en su horario. Llevas a los niños a las actividades en grupo. Preparas la diversión para después de la escuela. Das a los hijos conocimiento, alegría, libertad. Tienes total noción de lo que haces pues, después de todo, leíste todos los libros sobre educación y viste tres veces aquel documental sobre la importancia de aprender jugando.

Tú le sonríes a las personas en la calle. Tienes una charla chévere con los vecinos. Preparas una comida saludable y divina –o por lo menos te parece que así es–. Oyes sobre el trabajo de tu marido con legítimo interés. Hasta pagas las cuentas online – ¡Guau, mírate, cuidando de las cuentas!–.

Pero aquel viejo sentimiento está allí, en algún sitio entre el soplo de la madrugada y la siesta de lo más pequeño. El vacío. Cierras los ojos, los abres, ¡y él insiste en quedarse!

Te acostumbraste a ser aquella superprofesional. Hiciste una maestría, hablas varias lenguas. Sabes que eres inteligente, creativa y una superlíder –a pesar de no haber sido criada con aquel documental sobre la importancia de aprender jugando–.

Tú puedes dividirte y multiplicarte por lo menos diez veces por segundo. Pero estas vacía. Te sientes sin un propósito y tienes pereza de buscar uno. Te dices que estás cansada sabiendo que estás mintiéndote a ti misma: tú solo no sabes cómo y por dónde empezar. Aquel primer paso te hace pensar demasiado y, al final de cuentas, acabas navegando en un sitio web muy conceptuado sobre aprender jugando.

La gallina está vacía porque el nido está lleno. Esta es tu realidad y lo sospechas de alguna forma que es tu excusa también. Tú no puedes escoger el tiempo, todo es sobre ajustar el tiempo que te sobra. Estás feliz, no es que estés reclamando, ¡de ninguna forma! Pero sientes que puedes hacer más –y tienes miedo de asumirlo–. Tienes una oportunidad increíble de escoger lo que quieres, de hacer lo que te gusta. Pero estás tan vacía que no te reconoces más.

Estás consciente de que estás en el medio del camino y de que lo que venga es por tu cuenta. ¿Pero será que la gallina puede traer algo más para el nido?

Nunca estuviste tanto tiempo contigo misma. Nunca pensaste tanto en ti. Olvidaste que el primer pronombre que aprendiste fue “Yo”, “mí”, “mío”, “yo misma”. Tú solo te perdiste para la humanidad.

PS: Jaume Plensa es de Barcelona, pero tiene trabajos por todo el mundo. Además del Invisibles, que queda en Madrid, y de las esculturas de este estilo, yo me quedé apasionada por El Corazón de los Arboles (Wakefield, UK). Si vives en una de esas ciudades o estás de visita, ¿me puedes hacer el enorme favor de enviarme la sensación que tuviste de encontrarlas en vivo? Agradecemos por anticipado…
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Powered by WordPress.com.

Up ↑

lapieldelabatata

Bocetos, versiones, fragmentos de realidad · Textos por: Andrés Gómez O

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

%d bloggers like this: